A la hora de jugar un juego, hay que verificar que nuestro ordenador cumpla con los requisitos que se exigen. En ocasiones, nos confiamos en que nuestra tarjeta gráfica tiene la capacidad suficiente para correr cualquier juego, pero no siempre termina siendo de esta manera. Cuando algo así sucede, hay que cambiar la tarjeta de video por una de mayor capacidad.

Y aunque relativamente es muy fácil de hacer, muchos suelen cometer errores de todo tipo. Así que, en tu lugar, termina leyendo este artículo para que así no termines haciendo exactamente lo mismo que muchos al cambiar tu tarjeta gráfica.

3 Errores que no debes cometer al momento de hacer un cambio de tarjeta gráfica

1.       Verifica la potencia y la capacidad

Cada tarjeta madre o palca base tiene características diferentes. Existen algunas que son muy anticuadas el cual solo soportan 2 Gb en VRAM dedicada. Por otro lado, están las más recientes que pueden llegar a soportar hasta más de 35 GB en memoria de video.

Así que el primer error que debes evitar a toda costa, es la de comprar una tarjeta de video de mucha capacidad el cual tu ordenador no va a poder soportar. Esto lo puedes averiguar fácilmente conociendo las características de la placa base. Es en función de estos parámetros que sabrás si comprar una tarjeta de 8 u 11 GB de video, te será factible o no.

Ahora bien, también está el tema de a potencia. Muchos se enfocan en la capacidad, pero dejan de lado la potencia. Es decir, que, para poder instalar una tarjeta gráfica, tienes que verificar que la potencia en consumo energético esté por debajo de la potencia que la fuente de poder puedes proporcionar.

2.       Verifica que tenga todo el conector que necesitas

Se tiende a creer que por el simple hecho de comprar una tarjeta de video de buena calidad y de última generación, tus problemas se solucionaran. Y no es así. En primer lugar, tienes que comprar una tarjeta gráfica que tenga la capacidad o rendimiento que necesitas, pero que al mismo tiempo cuente con los conectores que necesitas para conectar tus monitores o cualquier otro dispositivo.

Es decir, que si tienes un monitor el cual tenga salida VGA, no te vas a comprar e instalar una tarjeta de video que solo tenga entrada HDMI. ¿Entiendes a lo que nos referimos? Si tienes un monitor con conectores VG, compra e instala una tarjeta gráfica con este tipo de conectores.

3.       Conecta la tarjeta de video en la ranura correcta

Para finalizar y aunque parezca obvio, evita tener que instalar esta tarjeta en la ranura equivocada. Hay placas base que poseen dos ranuras PCI Express. Una de ellas funciona x16, mientras que la otra lo hace a solo x8.

Si llegas instarla la tarjeta en la segunda, por más que no quieras, el rendimiento y el funcionamiento no será el mismo. Por ello, siempre conecta las tarjetas en la primera ranura. Aunque esto dependerá del tipo de tarjeta madre que tengas en tu ordenador.