¿Cómo acelerar Windows 11? No te preocupes si notas que tu computadora con Windows 11 va más lento de lo normal. Existen algunos pequeños trucos que podrían ayudarnos a mejorar el rendimiento de nuestro equipo y de esa manera conseguir acelerar aún más el funcionamiento de este sistema operativo.

Ciertamente Windows 11 es la apuesta más reciente de Microsoft en cuanto a sistemas operativos se refiere, sin embargo muchos usuarios han notado que su rendimiento no es tan dinámico como esperaban. Pero no todas son malas noticias, hay algunos trucos que pueden ayudarte a acelerar Windows 11.

Así puedes acelerar Windows 11

Existen ciertas tareas que resultan muy rápidas hacer con Windows 11, sin embargo en otras áreas el sistema operativo no suele responder de la misma manera, sobre todo cuando necesitamos ejecutar un programa o abrir el Explorador de archivos.

Por fortuna, hay varios cambios que podemos aplicar a la configuración de Windows 11 para lograr que el sistema operativo tenga una mejor respuesta y vaya a una velocidad mayor.

1: Desactivar efectos visuales

Una de las formas más efectivas de conseguir acelerar Windows 11 consiste básicamente en desactivar los efectos visuales incorporados en el sistema operativo de Microsoft. Posiblemente suene como muy complicado, pero la verdad es que no es cosa del otro mundo.

Tienes la posibilidad de desactivar muchos de los efectos visuales que trae Windows 11 y así lograr acelerar el sistema operativo. Lo que debes hacer es lo siguiente:

  • Haz clic en el botón de Windows de barra de tareas
  • Abre “Menú de Inicio
  • Presiona en “Configuración
  • En la casilla “Buscar una configuración” que aparece del lado izquierdo de la pantalla, vamos a escribir la palabra “Rendimiento
  • Selecciona “Ajustar apariencia y rendimiento de Windows

En dicha ventana tendrás la posibilidad de modificar todo lo relacionado con los efectos visuales de Windows. Podrías desmarcar las casillas de Animaciones de barra de tareas, Animar las ventanas al minimizar y maximizar y Animar los controles y elementos dentro de las ventanas. Con eso será más que suficiente.

2: Ajusta los planes de energía

Eliminar efectos visuales puede ser más que suficiente para lograr acelerar Windows 11, especialmente al momento de abrir el Explorador de archivos o acceder al menú contextual.

Sin embargo, también hay otra alternativa para hacer que Windows 11 vaya más rápido y fluido. Se trata de los denominados planes de energía, sobre todo si estás usando este nuevo sistema operativo en un ordenador portátil. Para conseguirlo haremos lo siguiente:

  • Accede al apartado de “Configuración” de Windows
  • Escribe “Panel de control” en la parte derecha de la pantalla y selecciónalo.
  • Dentro del Panel del Control te vas a dirigir hasta “Hardware y Software
  • Haz clic en “Opciones de energía

Será dentro de este apartado donde tendrás que modificar la opción de Máximo rendimiento. Tras activarla vamos a conseguir que nuestro equipo tenga una mayor velocidad en cuanto a todos los procesos, sin embargo ten en cuenta que vas a consumir más batería de lo acostumbrado.