Cómo calibrar tu monitor con las herramientas integradas de Windows:  Si has notado que ha bajado la calidad de la imagen del monitor de tu ordenador, échale un vistazo a esta entrada de Parada Creativa. Te explicaremos cómo conseguir los mejores resultados para que te quites de la cabeza la idea de comprarte un nuevo monitor. No tiene por qué ser necesario y no está la vida para gastos. ¡Sigue leyendo!

Podrías encontrarte con que las imágenes de la pantalla de tu ordenador comienzan a verse un tanto deslucidas o tal vez con un brillo más potente de lo que solía ser habitual. Estas cosas suelen ocurrir con el paso del tiempo. La mejor solución no tiene por qué ser comprar un monitor nuevo o actualizar todo tu sistema. Merece la pena que intentes probar a calibrar tu pantalla. Quizá sea el recurso más sencillo, rápido y económico para solucionar tu problema.

Es cierto que podrías llevar tu monitor a un técnico profesional. Sin embargo, se trata de una tarea que puedes hacer tú mismo sin complicaciones y sin dedicarle demasiado tiempo. La calidad de imagen de tu monitor mejorará en gran medida. Antes de comenzar, deberías seguir las siguientes recomendaciones.

Consideraciones previas al proceso de calibrado

Los pasos que vamos a describirte a continuación no son para nada obligatorios, pero sí recomendables para conseguir los resultados más óptimos.

1. Enciende el monitor unos treinta minutos antes de comenzar el proceso de calibración. La idea es darle tiempo para que se caliente hasta llegar a su temperatura idónea y las condiciones normales de funcionamiento.
2. Establece la resolución de tu monitor a su resolución predeterminada.
3. Elige una habitación con una iluminación ambiental moderada para calibrar el monitor. Evita realizar esta tarea con luz directa, pues te encontrarás con unos indeseables reflejos nítidos y matices de color que pueden distorsionar el trabajo que estás a punto de realizar. No es necesario que la habitación esté completamente a oscuras.
4. Emplea algo de tiempo en aprender cómo funcionan los controles de pantalla de tu monitor. Estos podrían estar ubicados en el mismo monitor, aunque también en el teclado o en el panel de control de tu sistema operativo.

Cómo usar las herramientas integradas de Windows para calibrar tu monitor

Si es la primera vez que te enfrentas al proceso de calibración de un monitor, las herramientas específicas integradas en Windows te servirán de gran ayuda a lo largo del proceso. Se trata de una serie de herramientas gratuitas que ya deberías conocer si estás particularmente interesado en el mundo de la imagen. Los ajustes tienen algunos límites relacionados con el tipo de pantalla y con su modelo.

Si eres profano en la materia, podrías sentirte abrumado por términos como «gamma» o «punto blanco». No debes preocuparte: cada utilidad te facilitará una explicación bastante sencilla sobre el significado de estos conceptos tan nuevos para ti. No te hará falta dominar esta terminología para calibrar tu monitor. Te guiamos en el proceso, a continuación.

Cómo calibrar tu monitor con las herramientas integradas de Windows-2

Pasos a seguir para calibrar tu monitor con las herramientas integradas de Windows

  1. La manera más sencilla de encontrar la herramienta de calibración de color en la última versión de Windows 10 es usar la barra de búsqueda de Windows. De modo que escribe «Calibración de color» en la barra de búsqueda de la ventana y cliquea en el resultado que corresponda. Si dispones de una versión anterior del sistema operativo, encontrarás la utilidad «Calibración de color» buscando primero en «Apariencia y Personalización» y después en «Pantalla del Panel de Control».
  2. Ya te encuentras en la herramienta de calibración. En la pantalla, encontrarás una serie de instrucciones. Síguelas y elige la configuración de brillo, contraste, gamma y balance de color de la pantalla. Aparecerá una imagen de muestra junto a varios de estos ajustes que vas a configurar. Lo único que tienes que hacer es tratar de conseguir un resultado lo más cercano posible a dicha muestra.
  3. Ahora que has completado el asistente de calibración, selecciona la calibración actual si estás conforme con los resultados obtenidos. En caso contrario, vuelve a la calibración anterior y vuelve a comenzar el proceso.

Esta nueva configuración de tu pantalla será guardada en forma de archivo de calibración de color (extensión .ics). Aparecerá en la aplicación de Gestión del Color como un nuevo Perfil del Consorcio Internacional de Color (ICC). Para abrir esta aplicación, deberás escribir «Gestión de Color» en el cuadro de búsqueda y seleccionar el primer resultado que aparezca. Selecciona tu monitor de la lista de dispositivos una vez que esté abierto. También podrás mirar qué perfiles ICC se encuentran a tu disposición.

Si tienes un Mac en lugar de un PC, no te apures. En Parada Creativa te prometemos ayudarte a calibrar la calidad de tu monitor con las herramientas integradas de MacOS en próximas entradas. ¡Estate atento!