¿Cómo clonar un color en GIMP? Con la herramienta de “clonar”, podemos acceder a tener zonas de la imagen en otras partes de la misma. Nos permite realizar diversas tareas, ya que: 1) si hemos perdido algunas partes de la imagen, podemos determinar rellenarla usando el clonado, para seguir con el patrón de los colores y 2) porque al momento de elegir exactamente los colores en una imagen, podemos continuar con el trazado.

Ahora bien, veremos en este artículo, específicamente, cómo clonar un color desde GIMP. Verás que es sumamente sencillo, sin embargo, un poco de precisión nos ayudará al momento de usar la herramienta, sin embargo, siempre podemos configurar el calibre del clonado.

Índice

Opciones de clonado en GIMP

Antes de comenzar, debemos saber que existen formas de mantener bajo control la herramienta de clonar con GIMP. Ahora bien, podrás elegir entre las siguientes opciones, para lograr el mejor trabajo posible con la imagen:

  • Configura el grado de Transparencia. Esto te ayudará a establecer qué tan intenso quieres ver el color de la aplicación del clonado.
  • Elige el grado de Opacidad. Es un poco similar a la transparencia, pero esta opción hace que la imagen o la sección clonada se vea más opaca.
  • Selecciona el modo de mezcla para el clonado.
  • Elige entre las opciones del pincel que usarás para clonar en las zonas de la imagen.

De esta manera, se podrá configurar cómo se verá el clonado en una imagen. Ahora bien, comencemos con las instrucciones para comenzar a clonar un color desde GIMP.

Primer paso

Tras abrir el proyecto y la hoja de trabajo anda en orden, seleccionaremos la opción de clonar que se encuentra en la barra de herramientas. Notarás que en la imagen se verá el ícono de clonar, que se parece a un tampón de sellos, y la señal de prohibición.  Es momento de seleccionar una brocha apropiada, desde la ventanilla de las brochas.

Debemos tener en cuenta que, la brocha debe ser nuestra aliada, por lo tanto, debemos seleccionar la adecuada con el tamaño correcto, para que el trabajo quede limpio del todo. Verás que con la herramienta de clonar, puedes retocar fotos, eliminando las fechas que aparecen, o aquellas que tengan manchas o roturas.

Segundo paso

Es momento de seleccionar la zona donde comenzará el clonado de la foto. Haz clic mientras mantienes la tecla de Ctrl presionada. El clic debe estar muy cerca de la zona con los puntos amarillos. Automáticamente, el ícono de prohibido, se cambiará por un ícono de una cruz azul, indicando que ya podemos trabajar en la imagen y seleccionar el color.

Tercer paso

Es momento de ir a la zona del color y podemos comenzar a seleccionar ciertas partes, donde queremos conseguir el tono o la textura que deseamos reproducir. De esta manera, el trabajo será más sencillo. Incluso, se hace más rápido, ya que se podrá ir seleccionado colores a medida que se va trabajando en la imagen a partir del color.

De esta forma, podemos trabajar más ampliamente, sobre algunas de las partes que deseamos replicar con la herramienta de clonar en GIMP.