Cómo conseguir agua en Stranded Deep Sobrevivir a un accidente de avión es algo milagroso, pero mantenerte con vida sin beber agua quizá sea mucho más difícil. Por eso, en esta entrada de Parada Creativa vamos a darte algunos consejillos que te permitirán seguir disfrutando de las islas del océano Pacífico en las que te has quedado atrapado mientras esperas que te rescaten o consigues salir de allí por tus propios medios. Aunque quizá estés condenado a pasar el resto de tu vida rodeado de arrecifes. Como ves, no estamos muy dispuestos a hacer spoilers en este artículo.

La mayoría de los juegos de supervivencia no te proporcionan demasiadas pistas sobre los conceptos básicos del juego. No pocos jugadores se mueren deshidratados en Stranded Deep sin haber llegado demasiado lejos. Aun así conseguir agua no es una tarea demasiado difícil en esta pequeña joya desarrollada por los chicos del estudio australiano Beam Team. Por eso merece la pena que le dediques algo de tiempo y de esfuerzo.

Existen dos opciones principales para conseguir agua en Stranded Deep. Las más sostenibles suelen requerir de una buena cantidad de materiales, así que te recomendamos que comiences con la manera más sencilla y que no intentes las mejores posibilidades para almacenar agua hasta que estés más adaptado y no exista tanto riesgo de que mueras de sed.

Cómo conseguir agua de la manera más sencilla en Stranded Deep

La manera más fácil de conseguir agua desde el principio en Stranded Deep es un clásico protagonista en la supervivencia de cualquier historia sobre náufragos perdidos en una isla desierta: el coco. Podrás encontrar esta fruta tropical en los árboles de muchas islas. Además es bastante aprovechable, pues una vez que extraigas el agua para evitar la deshidratación, podrás emplearlo para otros usos. Otra de sus ventajas es que son muy fáciles de conservar, por eso no se echan a perder. Podrás almacenarlos si lo decides. Para hacerlo bebible, deberás cortarlo con un cuchillo. Si quieres comértelo, tendrás que partirlo en dos con un buen hacha.

Para paliar la sed, en algunas islas encontrarás unas bayas que tienen el nombre de Quwawa. Se trata de una fruta exótica que te ayudará tanto con el hambre como con la sed, igual que los cocos. Aunque no son tan abundantes. Otra de sus pegas es que tardan poco tiempo en echarse a perder. Sin embargo puedes plantarlas y contar con una nueva generación de frutas cuando den frutos.

Cómo conseguir agua en Stranded Deep-2

Cómo almacenar agua en Stranded Deep

Hay dos formas de hacerte con unas cantidades más abundantes de agua. Podría decirse que se trata de opciones sostenibles. Te las explicamos a continuación:

Agua Quieta

También conocida como Water Still, se trata del mejor método para elaborar una fuente de agua manufacturada y sostenible. Tendrás que fabricarla con los siguientes elementos: un amarre, tres rocas y una lona. El amarre también tendrás que manufacturarlo tú, las rocas puedes encontrarlas fácilmente en cualquiera de las islas, y lonas encontrarás en abundancia, aunque hay un suministro limitado. Una vez que hayas construido esta fuente casera, el Agua Quieta se irá llenando de agua según vaya pasando el tiempo hasta contener cinco tragos de agua. Podrás beber directamente de allí con la mano abierta, como si fuera un riachuelo.

Almacenamiento y transporte de agua

Quizá quieras llevar contigo más cantidad de agua, además de las que te proporcionan las frutas exóticas de las que te hemos hablado con anterioridad. Una de las formas de hacerlo es elaborar un frasco de coco. Podrás crearlo con un amarre y con un coco. Podrás rellenar el frasco con agua, aunque te servirá como una única bebida.

También puedes elaborar un odre de cuero con una rejilla de bronceado, dos piezas de cuero y un palo de madera. Esta solución es más sostenible y duradera, pues puede llegar a contener tres bebidas.

En último lugar, la mejor de las opciones: una botella de arcilla. Puede llegar a contener cinco dosis de agua, aunque es cierto que es más difícil de hacer. Si quieres hacerla, necesitarás un amarre, dos arcillas y un horno. Merece la pena que inviertas algo de tiempo en esta elaboración: te sacará de más de un apuro.

Y ahora ya puedes continuar con tu solitaria vida en las islas del Pacífico. Si tienes más sed de nuevos consejos de Parada Creativa, sigue echándole un vistazo a nuestra página web.