Cómo conservar la leche materna más tiempo

Acabas de ser mamá y estás en un momento maravilloso de tu vida, pero debes volver al trabajo y te planteas como conservar la leche materna más tiempo para que tu bebé la pueda consumir sin que tengas que estar tú.

La leche materna es el mejor alimento que tu bebé puede tomar. Por esta razón, es muy importante que sepas cuáles son los pasos que debes seguir para recoger y almacenar correctamente la leche materna y así volver al trabajo o retomar tus quehaceres sin miedo.

Para un buen almacenamiento, debes seguir una higiene adecuada para no contaminar la leche extraída y asegurarnos que conserva todas las propiedades que beneficiarán a tu bebé.

Si quieres saber como conservar la leche materna más tiempo, no te pierdas los siguientes consejos.

Por qué almacenar la leche materna

La lactancia materna es un momento de gran magia y conexión entre madre e hijo, además de ser una increíble fuente de nutrientes para el bebé.

La leche materna es el alimento más completo que puede recibir un bebé. Tiene todos los nutrientes que necesita y ofrece numerosos beneficios para la salud del pequeño. Lo ideal es prolongar al máximo la lactancia para fortalecer el cuerpo del bebé.

En este sentido, aprender a almacenar la leche materna para el consumo del bebé cuando tú no estás  presente, puede ser la solución.

Beneficios de conservar la leche materna

Beneficios de conservar la leche materna

Como ya sabes, la leche materna es el mejor alimento que puede recibir un recién nacido por sus grandes beneficios. Pero no solo el bebé se beneficia de ello, la madre que da pecho o se extrae la leche también se puede aprovechar de las siguientes ventajas.

Beneficios para la mamá:

  • Reduce el sangrado posparto.
  • Reduce las posibilidades de enfermedades como la anemia, el cáncer de mama y de ovario, la diabetes y el infarto de miocardio.
  • Ayuda en la pérdida de peso.
  • Fortalece el vínculo madre-hijo.

Beneficios para el bebé:

  • Recibe anticuerpos de la madre para protegerse de enfermedades respiratorias.
  • Reduce las posibilidades de desarrollar alergias, obesidad y colesterol alto.
  • Sirve como un ejercicio para el desarrollo del habla.
  • Ayuda a desarrollar una buena respiración y dientes fuertes y hermosos.

La extracción de leche materna también es una excelente manera de estimular su producción. Si tu producción de leche es escasa, se recomienda usar un sacaleches para ayudar al cuerpo a producir más.

Cómo recoger la leche materna

Antes de comenzar la extracción, debes preparar todos los utensilios que vas a necesitar. Estos utensilios serán el sacaleches de tu elección y el recipiente que recibirá la leche extraída. Más adelante explicaremos más sobre esto.

Otro punto importante es la higiene personal en el momento de la extracción. Para ello te vamos a dar una serie de recomendaciones para asegurar la integridad y limpieza del alimento:

  • Cubre tu cabello para evitar que caiga sobre la leche.
  • Colócate una mascarilla sobre la nariz y la boca.
  • Lávate las manos y los brazos (hasta el codo es suficiente) con agua y jabón.
  • Lava tus senos usando solo agua.
  • Seca tus senos y manos con una toalla limpia.
  • Usa una toalla limpia para cubrir la mesa.

La leche se puede recoger manualmente, con una ligera presión sobre el pecho, con las manos o utilizando un extractor específico para la recogida.

El sacaleches, debe ajustarse al pecho para que la extracción sea eficiente y no produzca dolor. Dependiendo del tipo de máquina que hayas elegido, deberás apretar un botón para elegir potencia de succión o apretar la manivela para hacerlo de forma manual.

El momento de la extracción de la leche es el más importante. Por esta razón, debes estar relajada y para ello te hemos preparado una serie de consejos:

  • Elige un lugar cómodo.
  • Relaja tus hombros e inclina tu cuerpo un poco hacia adelante.
  • Masajea los senos con las yemas de los dedos, haciendo movimientos circulares.
  • Coloca tu pulgar en la línea superior de la areola (la parte más oscura del seno, donde está el pezón).
  • Coloca los dedos índice y medio debajo de la areola.
  • Presiona suavemente pero con firmeza los dedos hacia abajo, empujándolos hacia el cuerpo.
  • Aprieta el pulgar en la dirección de los otros dedos, hasta que salga la leche.

Con estos consejos habrás llevado a cabo un masaje previo que te ayudará a que la extracción sea más liviana.

Recipientes esterilizados para almacenar leche materna

Recipientes esterilizados para almacenar leche materna

Los recipientes que utilizaremos para almacenar la leche materna deben estar esterilizados. De esta manera podremos garantizar la calidad y seguridad de los alimentos para el bebé.

Hoy día, se pueden almacenar en muchos recipientes distintos. Puedes elegir un tipo para almacenar en nevera y otro distinto para el congelador. Pueden ser de cristal, plástico, bolsas de un solo uso, directamente al biberón, etc,..

Si vas a utilizar sacaleches, es posible que ya venga con su propio recipiente de almacenamiento. Sin embargo, se les puede acoplar cualquier otro tipo de contenedor para este fin.

Los recipientes se pueden esterilizar de 3 formas:

  • Uso de esterilizadores: Hay varios modelos, incluso algunos que van en el microondas.
  • Hervir los recipientes: Este es el método más común para esterilizar cualquier objeto. Tan solo hay que hervir el recipiente y las tapas durante, al menos, 15 minutos. Luego déjalos secar boca abajo, sobre paños limpios.
  • En el horno: Esta forma de esterilización solo funciona para frascos de vidrio. Puedes colocar los frascos boca arriba sobre una bandeja de metal y hornear durante 10 minutos a una temperatura de 108 °C. Mientras tanto, las tapas deben hervirse. Luego, deja las tapas y las ollas sobre un paño limpio hasta que se sequen y se enfríen de forma natural.

Como puedes ver, esterilizar los recipientes en los que guardaremos la leche de nuestro bebé no tiene por qué involucrar equipos complejos.

Cómo almacenar la leche materna de forma segura

Una vez recolectada y almacenada en un recipiente esterilizado, es necesario tener unos conocimientos de como guardar la leche para garantizar su calidad y vigencia.

Si no hay intención de utilizar el material recolectado en menos de 12 horas, es necesario congelarlo. Así nos aseguraremos de su calidad y, además, la tendremos siempre disponible para su consumo.

Cómo congelar la leche materna

Es necesario que en el recipiente utilizado para congelar la leche, haya al menos dos dedos de espacio entre el líquido y la tapa. La leche al congelarla se expande, y de esta manera, se evita que el contenedor usado reviente.

Para congelar, basta con sellar bien el recipiente, etiquetar y escribir la fecha de extracción.

Cómo almacenar la leche materna congelada

La leche congelada tiene una mayor duración de conservación que en la nevera. Se puede almacenar durante  6 meses si tu congelador tiene un termostato individual. Si no puedes elegir la temperatura de tu congelador de manera independiente a la nevera, este tiempo se reducirá a 4 meses.

Sin embargo, es fundamental que los contenedores estén organizados de manera que los más antiguos sean más accesibles que los nuevos. De esta forma, evitaremos descongelar leche nueva por error, sin correr el riesgo de perder la validez de una anterior.

Tiempo de almacenamiento de la leche materna

tiempo almacenamiento leche materna

Conocer el tiempo correcto de conservación de la leche materna es fundamental para un mejor aprovechamiento. Por otro lado, alimentar al bebé con leche materna el mayor tiempo posible es una forma de ayudarle a crecer sano.

Eso es porque la leche materna es rica en nutrientes esenciales para el desarrollo del bebé. Sigue siendo importante incluso después de agregar otros alimentos y bebidas, como tés y frutas.

Por ello, merece la pena extraer y almacenar la leche, sobre todo si la producción es abundante.

Sin embargo, es necesario ser consciente de la vida útil de la leche: dependiendo de cómo y dónde se almacene, es posible que no dure lo suficiente, además de perder sus cualidades nutricionales y volverse peligrosa para el bebé.

Si los pasos de recolección y almacenamiento se llevan a cabo correctamente, simplemente sigue las instrucciones a continuación:

Almacenamiento en el biberón

En el recipiente que se utiliza para alimentar al bebé (que está a temperatura ambiente), la leche materna puede permanecer un máximo de 2 horas.

Este es el período seguro para evitar que los microbios se apoderen de la comida y dañen al bebé.

El mismo tiempo se aplica para el período de lactancia: si el bebé comenzó a mamar a las 14:00 y no ha tomado todo, la leche solo se puede usar hasta las 16:00.

Se debe conservar a temperatura ambiente, y no tiene sentido volver a meterlo en la nevera: pasadas dos horas, se debe dispensar la leche que queda en el biberón.

En la nevera

Para evitar la contaminación, manten la leche materna en el frigorífico durante un máximo de 12 horas. Si la intención es utilizar la leche después de este período, es mejor desecharla. Solo así es posible garantizar la integridad de la leche materna.

En la nevera, procura mantener los envases alejados de otros productos frescos, como leche, verduras y legumbres. Manten la leche en los estantes más altos, ya que es la parte más fría del refrigerador.

Nota: NUNCA dejes leche materna almacenada en la puerta del refrigerador.

¿Cuánto tiempo se puede conservar la leche materna fuera de la nevera?

Cuánto tiempo se puede conservar la leche materna fuera de la nevera

Como se ha explicado anteriormente, la leche materna se puede dejar fuera de la nevera un máximo de dos horas. Una vez calentado o después de este período, la leche no consumida debe desecharse.

¿Cuánto tiempo se puede conservar la leche en el congelador?

La posibilidad de congelar la leche materna es sin duda una ayuda para las mamás y los bebés. ¡Hará tu vida mucho más fácil!

Si el congelador mantiene una temperatura por debajo de los 18 grados bajo cero, es posible mantener la leche congelada hasta por 6 meses.

Es importante recalcar que, para congelar, es necesario dejar al menos una altura de dos dedos libres entre el líquido y la tapa, ya que la leche se expande después de ser congelada. De esta forma se puede evitar que el biberón reviente y se pierda la leche.

También es importante recordar que siempre debe etiquetar los viales con la fecha de extracción. De esta manera, es posible controlar mejor el tiempo restante hasta el final de la vida útil de la leche, utilizando primero la leche almacenada por más tiempo, evitando el desperdicio.

Cómo calentar la leche materna

Para usar la leche materna, simplemente calienta lo que ha sido almacenado. En solo tres pasos, tienes la leche lista para tu bebé. Verificar:

  • Al baño maría, calentar la leche. Para ello, hierva el agua, apague el fuego y coloque el recipiente con la leche materna en una cacerola, dentro del otro con el agua hervida.
  • Cuando se caliente lo suficiente, agita lentamente para mezclar los componentes de la leche, que se separan cuando el biberón está en reposo.
  • Haz la prueba de la temperatura: deja caer una gota en el dorso de tu mano. Si se calienta pero no se quema, ¡está bien! Ofrezca la leche al bebé. Lo que sobra después de la alimentación no se puede reutilizar. Así que deséchalo.

 

Cómo descongelar y calentar la leche materna

Cómo descongelar y calentar la leche materna

El Ministerio de Salud no recomienda hervir o calentar la leche materna en un microondas. Este método de calentamiento puede destruir los factores protectores de la leche. Por lo tanto, considera como única opción la forma que enseñamos en el tema anterior: en un baño de agua.

Si la leche está congelada, se necesita un poco de planificación: deja la leche congelada en el fondo del refrigerador para que se descongele hasta que esté lista para usar. Luego calentar al baño maría.

Es importante que la leche se descongele en el refrigerador, ya que el baño maría no es suficiente para descongelar y calentar, ya que es solo el vapor el que calienta la leche.

Recuerda también elegir siempre la leche que lleva más tiempo guardada, evitando que se eche a perder. ¡Así aprovechas al máximo todo tu stock!

Cómo transportar la leche materna en viajes

Si necesitas transportar recipientes de leche materna, debes usar una bolsa de hielo.

Coloca los recipientes con la leche congelada dentro de la bolsa termo, vierte cubitos de hielo y renuévalos cada 24 horas (si tu viaje es más largo), y tan pronto como sea posible, vuelve a transferir la leche materna al congelador.

Conclusión

Saber almacenar correctamente la leche materna garantiza la calidad y seguridad alimentaria

Para muchas madres, el momento de amamantar es un ritual sagrado. Sin embargo, la rutina de la vida profesional, cuando vuelve a empezar, puede trastornar este momento de relación entre madre e hijo.

Además, algunas madres no tienen suficiente leche para su bebé, necesitando medios para estimular la producción. ¡También hay mamás con mucha leche!

Una solución para todas estas madres es extraer y almacenar la leche. La madre que necesita volver al trabajo, puede dejar recipientes con leche materna congelada para que el bebé la consuma mientras ella no está.

La madre con poca leche, puede utilizar el sacaleches o masaje manual para estimular su producción; la madre con mucha leche, puede recolectar, almacenar, congelar y hacer donaciones al Banco de Leche de su ciudad.

Independientemente del motivo, cuidar el proceso de extracción y almacenamiento es fundamental para garantizar la calidad y seguridad de los alimentos para bebés.


Trucoteca
IK4 ·
Un Como Hacer ·