Es difícil tener un ordenador con un procesador en específico cuando en el mercado, existen muchísimos para elegir. Y, a la hora de jugar en un PC, lo recomendable es que el procesador sea capaz de remolcar todos los juegos (o al menos la mayoría) que hay disponibles.

Pero claro, no es tan sencillo como comprar cualquier procesador y listo. Hay que tener una serie de consideración antes de hacer un cambio de procesador y comprar uno nuevo. El más evidente de todos, es el modelo y el tipo de procesador que tu placa base soporta.

Todas las placas base están fabricadas con ciertas características. Cada fabricante le proporciona un soporte específico para que los usuarios puedan mejorar de procesador cuando estos lo crean necesarios. Además, al momento de comprar un procesador, tienes que conocer cuáles son aquellos tipos que la placa base soporta.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar un procesador para jugar en PC?

1.       El número de núcleos

La gran mayoría de los juegos de la actualidad, de cierta manera exigen un CPU que posea un procesador cuyo número de núcleos sea de 4, preferiblemente que también sea de 8 hilos. Claro, esto no es obligatorio, solo es una referencia.

Como tal, existen juegos que van muy bien con procesadores de 6 núcleos. Pero claro, el número de núcleos tendrá que ser mayor a medida que los juegos exijan más y más. Así pues, lo que podemos decirte en relación al número de núcleos, es que tu procesador tiene que:

  • Ser capaz de trabajar con 4 u 8 núcleos y 8 hilos
  • A mediano plazo, los procesadores de 6 y 12 núcleos se volverán lo más solicitado por parte de los juegos.
  • A largo plazo, los procesadores de 8 núcleos se convertirán en el estándar para los juegos, ya que la compatibilidad es mucho mayor.

2.       Los hilos IPC también son importantes

Tenemos bastante claros que el número de núcleos es fundamental para los procesadores y su rendimiento al correr un juego. Pero, así como son de importantes, también los hilos que permiten al juego, correr sin ningún problema y no verse afectados en cuanto al rendimiento.

Te podemos dar como ejemplo el Core i5 6600, el cual posee solo 4 núcleos y cuatro hilos. Pero esto es más que suficiente para tener un alto IPC y que el rendimiento en términos generales, es bueno.

Ten en cuenta que comprar un procesador no solo implica comprar uno que tenga el mayor número de hilos y núcleos. Sino que también en términos de IPC, este es un aspecto clave a la hora de decidir por uno u otro procesador. Esto es más que todo la frecuencia del reloj del procesador. Mientras mayor sea el IPC, mejor rendimiento tendrás.

Para resumirlo, tomando en cuenta todo lo que hemos mencionado, perfectamente te puedes gastar entre unos 15 y 300$ en un buen procesador para tu ordenador. Esto claro si tienes pensado jugar a videojuegos con muchos requerimientos.