¿Cómo hacer el puzle de las estatuas del castillo de Lady Dimitrescu? Lady Dimitrescu es una de las villanas más populares dentro de toda la franquicia de Resident Evil, hace su única aparición en Resident Evil: Village junto a sus hijas Cassandra, Bela y Daniela Dimitrescu. Asimismo, uno de los elementos más icónicos pertenecientes a esta vampiresa es su castillo.

El Castillo Dimitrescu está lleno de habitaciones interesantes en las que, en varias ocasiones, encontramos algunas tareas que debemos realizar para avanzar hacia la siguiente etapa del juego.

Si te quedaste atascado en el puzle de las estatuas del castillo de Lady Dimitrescu, no te preocupes, en este post te daremos la solución.

La sala de las estatuas

Mientras avanzas por el castillo de Lady Dimitrescu te encontrarás con algunas áreas que tienen solo una puerta desbloqueada, la antesala a este puzle es una de esas áreas. Inmediatamente después de cruzar la puerta, te encontrarás con Lady Dimitrescu, sin embargo, no tendrás que enfrentarla en esta ocasión, luego de encontrar un mapa del castillo y entrar a la única puerta que está desbloqueada, encontrarás la sala de las estatuas.

Son cuatro: dos mujeres, un caballero sobre su caballo y, finalmente, un grupo de pobres con sacos sobres sus hombros, para girar las estatuas y reacomodarlas, de manera tal que te permitan avanzar hacia las bodegas inundadas que están debajo de la piscina central, debes pararte detrás de cada estatua e interactuar con el mecanismo.

La placa en la pared

Usualmente, la solución está en el mismo lugar que el acertijo, y en esta ocasión no es distinto. Debemos interpretar la placa en la pared para mover las estatuas correctamente.

“Las mujeres carecen de interés en los asuntos de los hombres.

Pero el pobre se ofrece al señor para que fluya la sangre sin nombre”.

Es lo que se lee en la placa de oro, entonces ahora toca mover las estatuas para terminar de completar el puzle e ir hacia la siguiente habitación. Como las mujeres no se interesan en los asuntos de los hombres, debemos evitar que miren a los demás, por lo que debes acomodarlas para que se miren entre sí.

Es evidente que las mujeres están ignorando al caballero, lo que significa que él sí les está prestando atención, por lo que debes girarlo hasta que quede viendo hacia la mujer que tiene la botella entre sus manos, y, finalmente, como el pobre se ofrece al señor, solo queda acomodar a la última estatua hacia la figura del caballero.

Finalmente, la piscina se va a vaciar y se van a desplegar unas escaleras que dan hacia las bodegas.