Cómo restaurar Windows XP. ¿Tu Windows XP devuelve mensajes de error extraños, se bloquea muchas veces al día y va más lento que de costumbre? Quizás haya llegado el momento de restaurar el sistema operativo antes de que sea demasiado tarde.

Si no sabes Cómo restaurar Windows XP porque nunca te has encontrado en una situación así, no te preocupes; si tienes el disco de instalación del sistema operativo al alcance de la mano, o si puedes acceder a una unidad flash USB con los archivos de instalación de XP, puedes completar esta operación en unos minutos.

Índice

¿Qué necesitas para restaurar Windows XP?

Antes de llegar al corazón del tutorial, hagamos un breve resumen de todo lo que necesitas para restaurar una instalación de Windows XP. Toma nota y asegúrate de tener todo a mano antes de comenzar.

  • Una copia de seguridad de todos tus datos. – Como se mencionó anteriormente, el procedimiento de recuperación de Windows XP no implica la eliminación de datos, pero no está de más ser prudentes. Por esta razón, lo más recomendable es que hagas una copia de seguridad de todos tus datos.
  • Un CD de instalación de Windows XP – Debes conseguir el CD con los archivos de instalación de Windows XP. Si el PC en el que deseas restaurar el sistema operativo no tiene un reproductor de CD que funcione, puedes crear una memoria USB con los archivos de instalación de XP.
  • La clave de producto de Windows XP – después de restaurar Windows, es posible que se solicite ingresar la clave del producto para activar el sistema operativo, por lo que es importante tenerla a mano.
  • Los drivers para tu PC – antes de restaurar Windows, conéctate al sitio web del fabricante del PC y descarga los controladores de todos los componentes: tarjeta de video, tarjeta de red, tarjeta de sonido, etc.

Cómo reparar una instalación de Windows XP

Lo primero que hay que hacer para restaurar Windows XP, es insertar el disco de instalación del sistema en la unidad de CD / DVD del ordenador y reiniciarlo.

Cuando el PC vuelva a arrancar, espera a que aparezca lo siguiente en la pantalla: » Presione cualquier tecla para iniciar desde el CD ROM …» y presiona cualquier tecla en el teclado del PC para iniciar el disco de instalación de Windows.

Si no aparece ese mensaje para iniciar el ordenador desde el disco de Windows, configura la unidad de CD / DVD como el dispositivo de arranque principal en el BIOS.

Si estás utilizando un ordenador sin una unidad óptica, utiliza en su lugar una memoria USB con los archivos de instalación de Windows XP. Debería iniciarse automáticamente al encender el ordenador. De lo contrario, entre en el BIOS y configura la unidad USB como la unidad de arranque principal.

En este punto, espera a que se carguen todos los componentes necesarios para la instalación de Windows y, cuando aparezca la pantalla con el instalador, presione el botón  submit en el teclado del ordenador.

Luego acepta las condiciones de uso del sistema operativo presionando el botón F8 e inicia el proceso de recuperación de XP presionando el botón R en el teclado.

Ahora únicamente hay que esperar pacientemente a que los archivos se recuperen Windows XP, se copien en el disco y el ordenador se reinicie automáticamente (debería tardar unos minutos). Cuando el PC se inicie nuevamente, no presione ninguna tecla y espere a que aparezca la pantalla con la instalación de Windows XP.

La recuperación del sistema tomará de 15 a 30 minutos y será casi completamente automática, solo debes seguir al asistente, escoger el idioma y configuración de red cuando se solicite, y en poco tiempo tendrás Windows XP funcionando nuevamente.

Si no encuentra un botón para la recuperación de Windows entre las opciones disponibles (entonces no hay escritura R = Restablecer en la parte inferior de la pantalla de selección de disco), no será posible restaurar la instalación de Windows XP, ya que probablemente esté dañado o estés utilizando un CD de instalación inadecuado.

Como alternativa, puedes instalar una nueva copia de Windows XP en una partición creada ad hoc (sin eliminar la actual y, por lo tanto, sin eliminar sus datos), pero esta es una operación un poco más compleja.

Restaurar usando puntos de restauración

Si quieres restaurar Windows XP pero no tienes el disco de instalación del sistema a mano, puedes intentar restaurar un estado anterior del sistema utilizando la función apropiada incluida en Windows.

Para ello, haz clic en el botón  inicio y selecciona el botón Restaurar sistema del menú Todos los programas> Accesorios> Herramientas del sistema.

En la ventana que se abre, selecciona Restaura tu PC a un estado anterior y haz clic en el botón siguiente para continuar.

En este punto, selecciona la fecha en la que desea restaurar el sistema (es recomendable escoger una fecha anterior a la aparición de los problemas que actualmente afectan al PC, pero no demasiado lejos en el tiempo), presiona el botón siguiente dos veces seguidas y espera a que el sistema se reinicie automáticamente.

El procedimiento tomará más de unos minutos (cuanto más retrocedas, más tiempo se tardará en restaurar tus datos), y será completamente automático.

Cuando vuelvas a iniciar sesión en Windows, el sistema debe estar funcional y «en forma» como el día en que se decidió informar su estado.

Ten en cuenta que con la restauración de la configuración del sistema, los datos permanecen intactos, pero los programas y controladores instalados después de la fecha seleccionada como punto de restauración se eliminan. Para evitar problemas, recuerda siempre hacer una copia de respaldo de sus datos y programas favoritos.