Qué es el overclocking y para qué sirve. Técnica bien conocida en el mundo de los juegos, overclocking es como un «pequeño empujón» que los usuarios dan a las Pcs o teléfonos móviles para que alcancen su capacidad máxima.

 

¿Qué es el overclocking y para qué sirve? Te lo contamos

El overclocking no es más que una forma de hacer que el procesador sea más rápido de lo que se fabricó originalmente. Y sin cambiar su estructura física. Funciona como una especie de turbo.

Para comprender mejor este concepto, es necesario tener en cuenta que el procesador tiene una frecuencia básica de operación, que se define durante su fase de «diseño». Este límite impuesto por el fabricante se puede aumentar para mejorar su rendimiento; esto es lo que llamamos «overclocking». Romper esta «barrera» para aumentar la potencia de la máquina. Es más o menos como aumentar la velocidad máxima del motor de un automóvil, de 6000 rpm a 8000 rpm, para mejorar el rendimiento. Sin embargo, si todas las partes no están preparadas para esta transformación puede tener consecuencias negativas.

Mejor rendimiento de juego

En general, un usuario usa overclocking para aumentar el rendimiento del procesador de una Pc, tarjeta gráfica o teléfono celular. Esta práctica es bien conocida entre los jugadores que buscan un mejor rendimiento para tus juegos Otro uso frecuente del overclocking es en el área de diseño, para representar mejor una imagen o video de alta resolución. Incluso en 2019, con máquinas demasiado desarrolladas, el overclocking sigue en aumento; incluso hay fabricantes que fomentan la práctica en procesadores ya desbloqueados para aumentar la potencia (los de la serie Intel K, por ejemplo).

Los riesgos del overclocking

Cuando se utiliza el overclocking, como ya se mencionó anteriormente, el usuario debe asegurarse de que su máquina admitirá este aumento de potencia. De lo contrario, pueden surgir algunos problemas, como un sobrecalentamiento del procesador y circuitos adyacentes en la placa base. Esto además de fallos, inestabilidad del sistema, apagado involuntario, vida útil más corta o, en casos extremos, puede generar la pérdida total de la máquina. Para evitar el sobrecalentamiento, los enfriadores se usan para procesadores ‘overclockeados’, algunos incluso con un circuito de enfriamiento de agua, radiadores de calor e incluso nitrógeno líquido.

¿Y para qué sirve el underclocking?

Contrario al overclocking, el underclocking busca una caída en la frecuencia de operación del procesador. Esta característica se utiliza cuando encontramos un problema de inestabilidad en el sistema. Además de los casos de sobrecalentamiento debido a una solución térmica inadecuada, se puede desencadenar el subciclo para disminuir el consumo eléctrico de los equipos, maximizando la duración de la batería, o incluso reduciendo la memoria, haciéndola compatible con hardware más antiguo. El underclocking puede ser automático, en el caso de procesadores destinados a un menor consumo de energía y actividades sin alta demanda.