El mítico DeLorean coche ha regresado a la escena automovilística con diseño español convertido en un superdeportivo eléctrico y autónomo. El vehículo protagonista de la trilogía “Regreso al futuro” cumple este 2021 cuatro décadas desde su fecha de fabricación.

Regreso del DeLorean coche

El futuro llegó y con él 40 años desde que la empresa fabricante DeLorean Motor Company (DMC) iniciara la producción de su primer modelo de coche: el DeLorean DMC-12, también conocido solo como el Delorean por ser el único modelo de automóvil fabricado por esta compañía.

A pesar que la casa fabricante gozara de una historia turbulenta, la fama y popularización de este coche no se dio sino hasta después de su aparición como protagonista en la trilogía de películas “Regreso al futuro” donde fue convertido en una especie de máquina del tiempo.

Su diseño original lo hizo el favorito de la producción de esta cinta para ser utilizado como el elemento que el científico de la historia adaptara para viajar en el tiempo. El DeLorean DMC-12 disponía de una carrocería de acero con puertas de ala de gaviota y paneles de acero inoxidable que le daban para la época cierto aire futurista.

Los productores se aprovecharon de esta característica y se fijaron en este coche en el que trabajaron para transformarlo en el vehículo que transporta al Dot y a Martin al futuro. El éxito que representó esta película lo llevó a convertirse en un objeto de culto.

Para los 40 años de su fabricación, el diseñador español de automóviles, Ángel Guerra, decidió rendir homenaje al vehículo que lo inspiró a escoger su profesión.  Por lo que no dudó en inspirarse y trabajar en la propuesta bautizada como DeLorean 2021.

DeLorean 2021

El diseñador Ángel Guerra, originario de Sevilla, quiso rendir un tributo a la máquina del tiempo, imaginando cómo se vería este carro en este siglo. Guerra ha llegado a firmar que desde que vio al DeLorean DMC-12 bajar de la rampa del camión en la escena de la primera película supo que se convertiría en diseñador de automóviles.

Es por esto que el diseñador y fanático de la saga quiso homenajearlo en el cuadragésimo aniversario de su fabricación. Por lo que a su propuesta de modelo estableció un tamaño de este coche de 4780 mm de largo, 2045 mm de ancho y 1143 mm de alto.

Sus sutiles curvas y ángulos lo dotan de elegancia y le permiten conservar aún un aire futurista, el cual, emana de una coraza de acero inoxidable. Pero, estos elementos no son toda la reminiscencia al pasado, sus icónicas puertas de gaviota se mantienen en este diseño que solo es un tributo ya que, hasta los momentos no existe vinculación alguna con DMC.

En cuanto a la mecánica el diseñador optó por la configuración de dos motores eléctricos en el eje trasero, con una potencia entre los 800 y 900 CV. Además este hipotético coche sería un superdeportivo eléctrico y autónomo donde las tecnologías que le permitirían conducir en automático (radares, conjunto de cámaras, entre otros) estarían ubicadas en los cuatro costados.