Jefe final de Remnant From the Ashes.  Dreamer o Nightmare son las dos facetas del jefe final de este juego. Y, como el resto de jefes, podrás acabar con él disparando hasta matarlo. ¿Parece fácil? Puede ser, pero tiene su cosa.

Este juego que se parece, en parte, a Dark Souls, pero con armas, esconde mucho más de lo que piensas. La principal diferencia entre ambos es que en RFTA hay mucha más aleatoriedad. Esto hace que los elementos cambien de sitio y no estén donde nos esperemos.  Lo que hace de la partida algo totalmente diferente a la anterior. Y esto también puede verse en la lucha final con el jefe, de la que te vamos a hablar hoy en Parada Creativa.

 

Cómo vencer al Jefe final de Remnant From the Ashes

Para conquistar este último obstáculo, los jugadores deben permanecer atentos, ya que el propio combate se divide en dos fases con sus propias mecánicas y desafíos. Porque lo que en un momento es el Dreamer, pasa a ser Nightmare después. Por lo que hay que saber cómo manejar a cada uno.

Tened en cuenta que a continuación habrá spoilers, ya que se trata del jefe final del juego. Así que, si preferís que vuestra lucha sea sorpresa, os diría que no sigáis leyendo.

Cómo superar la fase 1 → el Soñador (Dreamer)

Al principio del final (qué cosas), los jugadores se enfrentan por primera vez a un personaje llamado El Soñador cuando comienza la guerra. Este adversario parece estar en pijama o con la típica bata del hospital y nos recuerda al Doctor Octopus, el villano de Spiderman de cuatro brazos mecánicos.

Afortunadamente, esta parte no es muy compleja. Es fácil esquivar los ataques del jefe y hacerle daño rápida y eficazmente.

Como en el resto de combates, durante esta lucha se van a unir enemigos más básicos, para hacértelo algo más difícil. Sin embargo, no pierdas el foco. Concéntrate en el jefe porque los otros son muy fáciles de matar.

Ten cuidado al principio cuando hace un ataque tipo rush, que consiste en que sus brazos empiezan a remolinear por todos sitios y pueden darte realmente fuerte.   Hay otro ataque, que es un golpe en el suelo, que hace que salga una onda de energía en línea recta, o los proyectiles que lanza al aire directos al jugador. Debes estar atento. Pero si sabes evitarlos, moviéndote rápido y tele

Todos estos ataques son fáciles de evitar porque se ven venir. Esquívalos y espera a la fase dos.

Las armaduras más ligeras son más útiles ahora que las más potentes, porque nos permitirán movernos mucho más rápido. En cualquier caso, asegúrate de ir actualizando las armas y todo el equipo para mejorar la supervivencia todo lo posible. Para conseguir un daño extra, apunta a la cabeza. Eso siempre ayuda.

Segunda fase → la Pesadilla (Nightmare)

Ya hemos superado al Soñador, y ahora empezamos con la Pesadilla. Que no dejan de ser el mismo jefe, pero con una nueva forma y mejor resistencia [como no podía ser de otra forma]. Para empezar, intenta esquivar los ataques de los proyectiles. Con eso, tendrás más que suficiente de momento.

Después, Nightmare empieza a girar hasta transportarte a un mundo de formas y sombras. Aquí será importante usar el Bloodwort, porque en este lugar el tiempo del jugador va sufriendo daños, y este ítem puede ayudar a restaurar la barra de salud y tiempo.

Los jugadores tienen que destruir al enemigo para abrir la puerta de escape y salir de este reino oscuro. Pero los jugadores deben intentar permanecer el mayor tiempo posible en este sitio de sombras. Cuantos más enemigos se vayan matando, más se daña a la Pesadilla. Y este bonus de daño nos interesa. Así que, antes de escapar, intenta matar a todos cuanto sea posible. Aquí se juega con la dicotomía riesgo/recompensa: cuánto más te arriesgas, más recibes.

Después de que los jugadores salgan por la puerta, el fuego debe concentrarse en el pecho de Nightmare. Lo mejor que puedes usar es una pistola con un alto rango de fuego como la Chicago Typwriter, o un arma tipo rayo.

♦Recompensas de vencer al Jefe final de Remnant From the Ashes♦

El combate ha terminado, y tres cosas clave entran en juego: el Maná del Soñador, el Orbe de Deshacer y el Ojo de la Mente. El maná del Soñador es un ingrediente necesario para fabricar el arma larga del repulsor. El Orbe de Deshacer, como su nombre indica, se puede utilizar para reajustar completamente todos los atributos del personaje que se utilizarán en una nueva construcción. Por último, con cada punto de rasgo gastado en el Ojo de la Mente, aumenta el daño en un 1,25%.

Vaya, que vencer a este jefe merece la pena. ¿Sabes algún truco más del que nos estemos olvidando? ¡Cuéntanoslo! Y, si te gusta este tipo de juegos, aquí te contamos otros cinco que fueron considerados los mejores videojuegos de diciembre.