Hoy por hoy, la vulneración de los datos y  de cuentas se produce a cada momento a pesar de contar con ciertas estrategias para la seguridad a través de la creación de usuarios y contraseñas sin que con ello se detenga la vulneración de estos y donde por medio de la biometría no resuelve todos los problemas de autenticación.

Sin embargo este tipo de autenticación biométrica no termina por ser la solución al problema, pues, no es del todo efectiva como se espera y donde acompañarlas con otros métodos resultaría una alternativa más robusta.

El uso de las huellas, por ejemplo, tampoco es lo más hermético en cuanto a la seguridad se refiere ya que también termina presentando inconvenientes.

Pero veamos de ¿qué se trata todo esto de la biometría?

Si bien es cierto, la biometría es definida como aquella que toma la descripción de las características exclusivas de los individuos en aras de poder dar con la identificación casi perfecta del mismo y que dentro de lo que también es sumamente conocido por todos, hoy en día, las tecnologías para la información obedece al sistema desarrollado especialmente para dar con una autentificación de tipo biométrico.

Es decir, consta de la forma de verificación de los aspectos que tienen que ver con los rasgos físicos o con la conducta de la persona d la que se trate para lograr identificarla. En razón de ello, veamos lo siguiente:

Métodos para la autenticación biométrica

  1. Huella dactilar
  2. Comprobación del iris
  3. Verificación de tipo facial
  4. El patrón de biometría vascular en concatenación con el árbol de los dedos
  5. Identificación de la voz
  6. La forma de la escritura
  7. La manera de firmar

Durante el procesamiento de la identificación y los rasgos de tipo biométrico se realizan comparaciones de los grupos de los patrones que se encuentran guardados en un archivo.

Fallas en el sistema de la seguridad convencional

La vulneración de los datos, tal como comentaba antes, ya no es el mejor sistema de protección, es decir, el uso de una contraseña donde la autenticación biométrica la ha reemplazado con mayores márgenes de seguridad, aunque este método también refleja algunos inconvenientes.

La biometría no se puede cambiar

La imposibilidad de cambios en un sistema biométrico no puede ser cambiada debido a que son datos y características exclusivas de rasgos faciales, de las huellas dactilares que son irrepetibles, son características y elementos únicos en cada persona.

Por tal razón, la importancia de hacerle el trabajo cuesta arriba a los ciberdelincuentes para que no puedan descifrar los algoritmos hash donde se refugian dichos datos biométricos. Esto por motivo de que tales datos al ser guardados en algún texto ya se hace susceptible de ser vulnerado porque mediante online una foto ya publicada en alguna red social o sitio web están expuestas al contacto de cualquiera y ser replicadas tal como también ya sucede con los rasgos de la voz.