Microsoft Edge se trata de un navegador web generado por Microsoft, apoyado en Chromium. Lanzado en primera oportunidad para el Windows 10 y la consola Xbox One en el año 2015, después para el Android y el iOS en el año 2017, ​ y para el macOS en el año 2019, y para Linux en el año 2020. ​

 Soporte para las extensiones guardadas

Microsoft Store; y también con el soporte para las extensiones de la tienda Chrome Web.

Generado con los propios motores EdgeHTML y Chakra de la empresa Microsoft, en el año 2019 Edge fue reformado como un navegador apoyado en Chromium,​ usando motores Blink y V8.

Microsoft hizo que las versiones primigenias de Edge apoyadas en Chromium sean disponibles para Windows 7, 8, 8.1 y el macOS, así como para Windows 10. El canal para el desarrollo del Microsoft Edge está produciendo algunas mejoras a las características que ya había del navegador como la del “lector envolvente”.

Este modo de lectura propio de Edge perfeccionará en forma exclusiva para Wikipedia, incorporando un panel lateral en el cual se ubicará la tabla de los contenidos para cada artículo a fin que la navegación se optimice. Adicionalmente, funcionará de forma inteligente, colapsando las unidades ya leídas y resaltando los datos más importantes.

Esta función de Microsoft Edge

Está actualmente en el canal de adelanto del navegador y por el momento no todo el mundo podrá ingresar a ella aún, sin embargo, llegará más temprano que tarde a todos los usuarios de la versión más estable del navegador.

Otra novedad que presentará Microsoft Edge es la combinación u ocultación de su barra de las direcciones y de las herramientas sobre el cuadro de los controles de su ventana, permitiendo algo de espacio vertical adicional y enlazando la experiencia. Por ahora no se observa muy bien, sin embargo, de seguro lo hará cuando haya madurado un poco.

No creamos que estos elementos: las pestañas verticales o el modo lectura son algo exclusivo de Microsoft Edge, desde hace algún tiempo que se los encontramos en los navegadores como el Firefox o el Vivaldi; sin embargo, pero los de Redmond, lejos de quedarse en copiar lo ya establecido, están avanzando ambas funciones todavía un paso más adelante.

Es de hacer notar, que Microsoft Edge ya no está en amplia competencia con Firefox ni tanto menos Vivaldi: su competencia abierta es con Chrome, y aun cuando el navegador web de la Google pareciese imposible de alcanzar hoy día, no se debe cantar victoria aún.

Sin dejar de lado que Google ha activado un poco la incorporación de novedosas características en Chrome, sin embargo, frente a lo realizado por Microsoft con Edge se queda bastante corto.

Dicho de otro modo, al parecer esta guerra de motores de la navegación hubiera concluido, sin embargo, la batalla de los navegadores está más a llama viva y Google es de momento la que tiene mucho que perder.