Poniendo a prueba Demon Skin. En 2014, Denis Listov decidió que la historia que había imaginado y dado forma durante años tenía que finalmente conducir a algo concreto, llevar al público en general lo que siempre había soñado pero que nunca se había dado cuenta hasta entonces. Por lo tanto, la idea simple encuentra su realización tangible en forma de videojuego gracias a la colaboración con Buka Entertainment, y así Demon Skin finalmente se convierte en realidad. Una mezcla brutal de géneros entre criaturas y demonios.

Las consecuencias no se centran solo en el protagonista, que pierde su forma humana, sino también en los muertos que, con el poder de la nigromancia liberado por el artefacto, vuelven a poblar el mundo, transformados en esqueletos y abominaciones. El propósito de la misión, por tanto, pasa a ser encontrar el objeto del ritual para recuperar la apariencia humana, y para ello nuestro demonio deberá abrirse paso entre las insidiosas amenazas despertadas, que tienen como única tarea eliminarnos y preservar la presencia de las tinieblas en el mundo entero. Desde el comienzo del juego, solo tomará unos segundos encontrarnos inmediatamente con las almas de los muertos vivientes, poniéndonos inmediatamente a prueba con un gran grupo de esqueletos armados y blindados.

Este rápido impacto ofrece la oportunidad de probar de inmediato la multifacética mecánica del juego y las peculiaridades que puede ofrecer Demon Skin. La jugabilidad no se basa simplemente en un trivial scroll horizontal frente a oleadas de enemigos, al contrario, en este caso también tendremos que lidiar con sistemas de parry y ataques direccionales. En el juego de Ludos Future nuestros movimientos no se reducen a una simple pero convulsa presión sobre el botón dedicado al ataque, o al menos no solo a eso.

En la lucha con enemigos es necesario, sobre todo en las etapas iniciales, familiarizarse con los desfiles para no caer en una derrota prematura dada nuestra debilidad en cuanto a salud en las primeras etapas. Los ataques se pueden lanzar desde las tres direcciones habituales: alto, medio y bajo. La dirección del golpe que estamos a punto de sufrir estará resaltada por las flechas alrededor del enemigo, que se volverán rojas cuando el enemigo esté a punto de realizar su movimiento.

Demon skin mundo

La misma mecánica se aplica a nuestros ataques, que deben ser bien estudiados para poder combinar el mayor daño posible sobre las criaturas. Se vuelve imprescindible con monstruos equipados con armadura, como el escudo, que nos impide realizar ataques centrales al obligarnos a centrarnos en cortar desde arriba en el caso de esqueletos sin casco.

Lo que hemos descrito hasta ahora ciertamente no es revolucionario pero la mezcla que se crea con el hack’n slash es sin duda algo diferente al combate habitual con el que el género se ha consolidado a lo largo de los años. Aunque esta estructura se las arregla para quitar un poco de polvo de un conjunto de movimientos de ataque trillado y gastado, todo esto va en contra de las limitaciones físicas de un juego de bajo presupuesto.

De hecho, los enemigos no solo están dispuestos a matarnos sin piedad sino que se convierten en un obstáculo insuperable en cuanto a espacio de acción dentro del área de juego. Durante algunas peleas con una buena cantidad de enemigos en la pantalla, te encontrarás literalmente atrapado entre hordas de oponentes sin espacio para la acción más que los rápidos reflejos para esquivar múltiples ataques desde ambas direcciones.

Habilidades demoníacas en Demon Skin

Demon Skin, sin embargo, tiene otros aspectos que la hacen realmente especial. Continuando con nuestro viaje, nos encontraremos mejorando nuestras habilidades demoníacas confiando en un árbol de habilidades bien ramificado similar al que encontraremos en un juego de rol. Gracias a esto podremos incrementar los niveles de salud y aguante pero sobre todo será posible desbloquear nuevos combos para sonar ataques cada vez más efectivos con un mayor número de daño.

Para aumentar aún más el cálculo de los puntos de ataque existen armas especiales que puedes encontrar dentro del mundo del juego, las cuales poseen poderes únicos que no podrás encontrar en las espadas o garrotes que los enemigos comunes dejarán en el suelo una vez derrotados. Las herramientas de lucha en las que puedes confiar son unas treinta, que van desde espadas anchas y objetos cortantes hasta palos y armas de media distancia, y esta variedad te permitirá acercarte de forma diferente según el enemigo al que te enfrentes.

En esta historia nos encontraremos luchando contra múltiples tipos de amenazas que requieren una serie de ataques diferentes para poder neutralizarlas fácilmente y en poco tiempo. Desde esqueletos, zombis y arañas hasta hombres lobo, lagartos y golems, este mundo lleno de oscuridad encontrará formas de desafiarte. Demon Skin también cuenta con elementos de plataforma con los que hacerte pasar un mal rato, poniendo a prueba tus reflejos para superar trampas y engaños insidiosos bien escondidos.

El escenario varía desde una extensión de nieve helada hasta bosques densos, cuevas y estructuras en descomposición, todo rodeado de música temática que, sin embargo, no se vuelve apremiante durante la lucha. También en este caso no podemos decir que estemos ante un nivel artístico original: aunque realizado de forma adecuada, los detalles del entorno y la limpieza de la imagen caen dentro de los cánones de los juegos independientes.

En conclusión, Demon Skin es la realización del sueño de un hombre que se ha comprometido personalmente a hacer realidad esa historia con la que ha vivido durante mucho tiempo, hasta encontrar la forma de expresarla. El juego se basa en muchos géneros en un intento de diversificarse para ser más atractivo para los consumidores, pero lo que surge es un caldero de muchas ideas bastante incompletas y poco desarrolladas.

El producto es placentero y disfrutable especialmente para los amantes del género hack’n slash que, sin embargo, se encontrarán con un sistema de ataques y parries que en ocasiones son imprecisos y poco fluidos que te harán sufrir en mayor número de daños inocentemente. Incluso a nivel narrativo no podemos decir que estemos ante una historia original o que presente giros y vueltas llenas de suspenso, limitándonos a una trama de fantasía con colores oscuros con un recorrido lineal de principio a fin.

En definitiva, el trabajo de Ludos Future debe contextualizarse en relación a la experiencia global de un producto concebido y forjado por un equipo independiente que podrá entretenerte durante unas horas, todo a cambio de un precio muy bajo, adecuado a la duración y propuesta de oferta. Sin embargo, esto no significa encontrarse en presencia de un título sin identidad, al contrario, Demon Skin intenta imponerse haciendo que la jugabilidad sea muy multifacética y ofreciendo una buena variedad de estilos, desde componentes de plataforma hasta juegos de rol. Si estás buscando un producto que sepa entretenerte con una mezcla de géneros todos encerrados, solo tienes que convertirte en demonio y afrontar tu camino hacia la libertad.