Telegram es un entramado de mensajería y VOIP (voz sobre protocolo de internet), generada por los hermanos Nikolái y Pável Dúrov.​  Esta aplicación se enfoca en la mensajería de forma instantánea, en el envío de múltiples archivos y de la comunicación masiva.

Se anunció de manera oficial en fecha 14 de agosto del año 2013, ​ al poco tiempo del autoexilio de sus creadores a otros países por posturas antagónicas al gobierno de Rusia.

Estos servicios de mensajería para los smartphones han evolucionado vertiginosamente desde su inicio esforzándose en transformarse en poco más de lo que fueron, tratando de instaurar a su esencia varias funciones que, evidentemente, llegan de plano al campo de las denominadas redes sociales.

En la cuestión de Telegram

Lo primero que llegó fueron los grupos, en los que todos sus miembros pueden participar de la conversación, y después de los canales, en los que solamente sus administradores podrán publicar contenidos temáticos, que interesa a todas las personas que estén unidas al mismo.

Ha ocurrido una especie de transmutación del servicio de mensajería de forma instantánea a una especie de red social, movimiento que encuadra bastante bien en los planes de los creadores de Telegram, de comenzar a monetizar este servicio.

De lo último que nos hemos enterado, mediante un tweet de WABetainfo, es que la empresa Telegram estaría realizando un trabajo de agregar una función similar a las de salas de voz de Clubhouse, un servicio muy de moda desde mitad del año anterior.

Aún no se conoce nada sobre su funcionamiento, así como de una fecha vaticinada para su entrada en vigencia, si se producirá una entrada mundial o progresiva, solamente sabemos que están ocupándose en ello.

Clubhouse

Es una aplicación de las redes sociales que ayuda a las personas a reunirse en especies de salas de chat de audio para hablar sobre varios temas, ya sean deportivos, salud, arte o por cualquier otro motivo.

Las salas habitualmente se dividen en dos grupos: los que hablan y los que escuchan (los participantes pueden ver una lista de todos los que están en una conversación, y los números a veces llegan a los miles).

A diferencia de Twitter, Clubhouse es una plataforma jerárquica cerrada: en ella un moderador supervisa las discusiones y posee la capacidad de permitir que alguien intervenga o de expulsar a quienes no sigan las normas. Adicionalmente de los «clubes» orientados por tema, dos o más usuarios podrán juntarse y empezar su propia sala de chat.

Esta aplicación fue presentada en la primavera pasada por dos personas con bastante experiencia en la industria de la tecnología, Paul Davison y Rohan Seth. El prototipo de aplicación se asemejaba bastante a una transmisión, por lo cual añadieron una función que dejaba a los usuarios sumarse a la conversación.

Será interesante, observar cuan cerca quedarán tanto Telegram como Twitter de Clubhouse: ¿serán una vulgar copia o conseguirán la forma de personalizarlo a lo que es hoy?