Resulta de gran utilidad conocer algunos trucos sencillos para que Internet vaya más rápido. Una navegación lenta implica un enorme derroche de tiempo y este elemento bien sabemos se traduce en dinero. No malgastes tus horas, ni tus megas y saca el máximo provecho al uso del ciberespacio.

Algunos trucos sencillos para que Internet vaya más rápido

Existen innumerables consejos, sugerencias y recomendaciones de diversos especialistas sobre cómo optimizar la velocidad en tu conexión a internet. Muchos no significan configuraciones complejas y no requieren conocimientos avanzados de redes, computación o informática.

Varias opciones

Un paso muy sencillo por el que podemos empezar a solucionar nuestro problema, consiste en hacer una revisión minuciosa del cableado. De esta forma, podemos constatar en qué condiciones exactamente se encuentra la conexión y de existir algún corte realizar el cambio del cable, pues además de retrasar la conectividad esto puede generar cortos circuitos.

Si quieres navegar mucho más rápido otro truco muy simple es: utilizar navegadores reconocidos y actualizados. Por tanto, al emplear navegadores poco conocidos o desactualizados estos no garantizan aspectos fundamentales como la velocidad o la privacidad, entre otros.

La higiene siempre es una buena compañera, de modo que, en el caso de una conectividad con velocidad en la red su aplicación no puede ser una excepción. Si mantienes tu sistema seguro y limpio este te brindará los mejores resultados, resaltando entre estos, una buena velocidad de conexión a internet.

Con una modesta inversión uno de los trucos sencillos para que internet vaya más rápido, consiste en incorporar equipos o dispositivos de amplificación de señal PLC. Esta elección solo es válida para redes WiFi y permite llevar la señal a otras partes de la vivienda.

En el caso de conexiones mediante redes WiFi, una sugerencia adicional es: revisar la configuración del dispositivo inalámbrico y cambiar de canal procurando utilizar alguno que ofrezca menor saturación. Este pequeño ajuste incidirá claramente, tanto en la fuerza de la señal como en la velocidad. En las redes tener poca señal es sinónimo de una escasa velocidad.

Otra práctica que debemos evitar si queremos una buena velocidad es: la saturación de la red, si son demasiados los equipos conectados a una misma red, estos agotarán la fuerza y velocidad de la misma. Revisa cuantos dispositivos se encuentran conectados y desconecta los que puedas.

Navega con velocidad

Muchas veces contratamos servicios que no disfrutamos. Tener un internet veloz no es un asunto exclusivo de cancelar altas facturas, es muy recomendable poner en práctica una serie de trucos sencillos para que Internet vaya más rápido, de lo contrario verás al tiempo pasar ante la pantalla mientras esta carga sin ninguna prisa o colapsa sin terminar de abrir las pestañas.

Sin una buena velocidad no podremos descargar contenidos, subir archivos en la nube, visualizar videos vía streaming y un largo etc. No esperes más para mejorar tu conexión, sea cableada o de tipo WiFi, realiza estos leves ajustes y disfruta del servicio rápido que tanto te mereces.