Durante su administración Donald Trump revocó ciertas licencias que permitían a algunas compañías hacer negocios con Huawei, entre estas empresas se encuentra la otorgada a Intel el pasado mes de septiembre, aseguran fuentes conocedoras al asunto.

La Semiconductor Industry Association asevera que el United States Deparment of State (DoS) “pretende denegar un número significante de solicitudes de licencia para exportar a Huawei y revocar al menos una licencia emitida previamente», diversos informantes insinúan que son varias las empresas en esta situación, actualmente, se han rescindido 8 licencias a otras 4 empresas vinculadas a Huawei.

Índice

Un situación complicada para Huawei

Esta nueva jugada por parte de Estados Unidos supone, por un lado, que un número determinado de empresas con “licencias especiales” no podrán hacer negocios con Huawei, entre las que podemos mencionar a Intel y Qualcomm, por su parte, las empresas que estén esperando la aprobación de su petitorio seguramente reciban una respuesta negativa.

Según Reuters, son 150 licencias las que están pendientes de aprobación, con un valor de 120.000 millones de dólares en bienes y servicios. Cifra a la que debemos sumarle 280.000 millones de dólares en utilización de permisos que no han sido revisadas y que seguramente, serán rechazadas.

La razón de estos vetos.

La razón principal es simplemente la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la cual se cobró  como principal víctima a Huawei. Se le ha restringido su acceso de operaciones con determinadas empresas norte americanas, incluyendo Google, impidiéndole acceder a los Servicios de Google en sus celulares y tabletas.

Si bien Huawei es una poderosa empresa, hay que considerar que requieren elaborar la radio 5G para los teléfonos inteligentes, sin esta a sus terminales les será imposible conectarse a la red y tampoco realizaran llamadas. El problema radica  en que la propiedad intelectual de esta tecnología pertenece a la compañía americana Qualcomm.

Según el gobierno la razón principal del veto es, el arresto de la directora financiera de Huawei los Estados Unidos que a finales de 2018, pues presuntamente la compañía asiática violó la sanción impuesta por EEUU sobre Irán. A partir de ese momento la situación aumentando progresivamente, al punto de un bloqueo excesivo afectando a todos los fabricantes de los semiconductores y Huawei ha sido la gran afectada.

Trump asesta un último golpe a Huawei

El veto podría también incluir la negativa a SMIC de usar la tecnología de ARM, y esto sería el golpe final no solo para Huawei sino también para SMIC. Pues su alianza para la fabricación procesadores para PCs basados en ARM, se vendrá a pique.

Probablemente esta será, estocada final el gobierno de Trump contra Huawei, son años lucha para debilitarla y hacerla que deje ser la más popular proveedora de equipos de red a nivel mundial. A Estados Unidos le disgustaba que la empresa china tuviera tanto poder, motivo por el cual empezó a argumentar inconvenientes de espionaje en sus equipos, aun cuando múltiples expertos de seguridad no encontraron evidencia sobre ello.

Kioxia también pierde su licencia

La empresa Kioxia (anteriormente Toshiba) tampoco podrá colaborar con Huawei, pues, al igual que Intel perdió la licencia. Kioxia es uno de los grandes distribuidores de chips de almacenamiento del mundo para aparatos móviles y tablets. Dicha empresa no ha recibido con buen talante el veto de la administración Trump.