Ya hemos observado las diversas formas y curiosidades a fin de optimizar la cobertura de la red WiFi y que la señal pueda llegar a todos los rincones de tu hogar y oficina. Entre tantas otras, referiamos las siguientes alternativas: usar un router antiguo, utilizar un repetidor-amplificador o un acceso inalámbrico.

Seguramente tendrás algún modelo de router antiguo que quedó desfasado o que por cualquier otro motivo está en desuso. Estos dispositivos podrán otra vida si los utilizamos como puntos de ingreso a WiFi optativo al router actual a fin de mejorar tu conectividad en tu habitación a la que la señal no le alcanza.

La idea es muy simple y es poner el router viejo en la habitación que carece de receptividad para que se genere su red inalámbrica y enchufarlo al router principal mediante de tres maneras distintas: a través de una conexión WiFi, de cable Ethernet o mediante adaptador PLC.

  1. Comenzando por WiFi, esto se hará a través de una conexión inalámbrica, sin embargo, si lo que hay es un asunto de cobertura, parece no ser la mejor alternativa a usar.
  2. Podemos decir que el cable Ethernet es la mejor escogencia.
  3. Por último, poseemos la alternativa del PLC, que usa red eléctrica. Es una buena alternativa si es de calidad, aun cuando el ahorro de utilizar nuevamente el viejo router se nos irá en comprar el PLC.

Al decidirnos por algún sistema de interconexión debemos configurar el router antiguo para hacer su función.

Realizado todo lo anterior, llegó el instante de configurar tu red WiFi en tu router antiguo bajo los métodos, claves y demás técnicas habituales y ya poseeríamos un punto de ingreso inalámbrico en la habitación donde antes no había acceso a un costo ínfimo.

¿Pros y contras?

El primer pro como se dijo es el precio. El router no nos costará nada y lo único que deberemos comprar es un cable Ethernet. Como contra nos conseguimos con que esto no es un proceso tan fácil. Hay que trabajar con la configuración de tu router.

Tengamos claro que utilizar un modelo que está desde hace años en desuso a veces no resultará una gran idea si lo que se busca es velocidad máxima velocidad y el retardo mínimo.

¿Qué alternativa es mejor de las que hemos analizado? Eso dependerá de las necesidades, expectativas y del monto destinado a gastar.

De no ameritar una conexión muy rápida y podemos llevar un cable de red hacia el sitio deseado, la utilización del router viejo es la alternativa menos costosa.

De no tener posibilidades de colocar cable bajo el piso o por las paredes, quizá lo que más te podrá convenir es el uso de un repetidor y amplificador en un lugar intermedio de la casa u oficina. Generalmente son muy económicos, fáciles de usar y de instalar y habitualmente suelen cumplir con su función toda vez que su señal de WiFi que le alcance sea algo decente.