Utilizar una VPN privada se ha populariza en los últimos tiempos. Cientos de usuarios han entendido la importancia de utilizar este servicio, en especial, si se establece una conexión con una red inalámbrica.

Cada vez son más los usuarios de internet que optan por utilizar VPNs privadas, característica que era muy habitual en el campo empresarial. Esto se debe a que no solo las empresas se han mostrado vulnerables ante los piratas informáticos, sino que muchos usuarios han visto invadida su privacidad y le ha sido robada información personal.

Además, contar con una VPN es una forma de estar tranquilo, sabiendo que la información personal no está siendo expuesta, gracias al sistema de cifrado de la que disponen las conexiones a internet que utilizan este tipo de tecnología.

¿Qué es una VPN?

Son siglas del término inglés Virtual Private Network o, en español, red privada virtual. Se refiere a la posibilidad de crear una especie de red local a través de internet. Esto puede explicarse de manera muy sencilla con el siguiente ejemplo.

Una red local es la que se forma dentro de un hogar donde existen varios dispositivos conectados, los cuales, pueden compartir archivos entre sí e impresoras sin la necesidad de establecer una conexión a internet.

En el caso de una VPN la transferencia de datos entre dispositivos se da por medio de internet, sin necesidad que se encuentren físicamente conectados. Es lo que hace posible que se establezcan accesos de los ordenadores de los trabajadores hacia cierta información que se encuentra en los servidores del trabajo, sin importar la distancia.

Ahora bien, existe otra característica importante de estos sistemas. Se trata de una especie de túnel de datos que permite cifrar la conexión. Esto se debe a que cuando un dispositivo se conecta a un proveedor de red de manera directa la información fluye sin mayores restricciones entre ambos.

En cambio, al conectarse mediante una red privada, los datos pasan por un foco lo que imposibilita al proveedor de internet ver a qué estás accediendo. Incluso, la dirección IP que adopta el dispositivo es la del servidor.

¿Cómo saber si funciona una VPN privada?

Se pueden realizar una serie de pruebas y chequeos para determinar si la VPN funciona bien. Por ejemplo, si al hacer un chequeo de la dirección IP se visualiza la dirección real, la VPN que se está utilizando no está funcionando de manera correcta. Si por el contrario, oculta la dirección real no hay nada de qué preocuparse.

Otra forma ingeniosa de saber si este servicio se encuentra funcionando de manera correcta es tratando de acceder a sitios restringidos. Y es que esta es otra característica de estos servidores, al contener datos cifrados permite acceder a información que posea restricciones geográficas. Si accede todo funciona bien, no, en el caso contrario.

Una VPN verdaderamente privada permitirá al usuario acceder a contenido restringido por barreras geográficas, además de navegar con protección de cifrado, la cual oculta datos relevantes, como información personal.